Pescando tontos

Autor: Sergio I. Prada
12 enero de 2017 - 12:00 AM

Pescando tontos es el nombre de un libro que tiene por subtitulo La economía de la manipulación y el engaño escrito por dos premios nobel en Economía, 

Pescando tontos es el nombre de un libro que tiene por subtitulo La economía de la manipulación y el engaño escrito por dos premios nobel en Economía, los profesores George Akerlof y Robert Shiller.

El libro fue publicado en 2015 y aunque no descubre nada nuevo bajo el sol, sí se convierte en una autocritica muy fuerte a la disciplina y al marco del pensamiento de los economistas tradicionales.

Los autores comienzan por recordar el principio fundamental de la economía como área del conocimiento: los recursos son escasos y no existe ningún mecanismo mejor que los mercados para asignar dichos recursos de manera eficiente (al menor costo). Esto con el beneficio adicional de no existir una forma que traiga más bienestar a la sociedad como si detrás de todo estuviera una benevolente “mano invisible”.

Akerlof y Shiller describen con lujo de detalles y de ejemplos lo que todos sabemos, pero que la economía se niega a incorporar en sus análisis. Existen industrias enteras dedicadas a producir y a comercializar cosas que no necesitamos o que nos hacen daño. De manera coloquial lo describen como las industrias que producen algo “bueno para mi, pero malo para ti”.

Los seres humanos somos imperfectos y proclives a caer en las garras de la manipulación y el engaño. Esta debilidad es explotada según los autores por todo tipo de industrias. El sistema financiero con tarjetas de crédito para sobre endeudar a la gente, el sector automotriz con los exorbitantes precios del mantenimiento en concesionarios, la industria de comidas con productos que no son saludables, la industria farmacéutica con medicamentos que no aportan o que incluso hacen más daño que beneficios, la industria tabacalera con el cigarrillo que daña la salud, entre otros.

La reflexión de los autores es que la visión de los economistas que pintan los mercados y la mano invisible como incorruptibles es incompleta y simplista. Hay industrias enteras que basan su negocio en manipulación y engaño, no son meros accidentes ni casos aislados. La competencia engendra tanto lo bueno como lo malo.

La medición del bienestar económico basada en sumar el valor agregado fruto de todos los mercados competitivos es entonces incompleta.

El PIB crece cuando crecen estas industrias, pero no es cierto que mas gente engañada, endeudada, enferma, empobrecida signifique más bienestar.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Chile Australia Copa Confederaciones
Fútbol Selecciones /

Alemania-México y Chile-Portugal, semifinales de Copa Confederaciones

El Minuto de Dios  cumple 60 años apoyando a los más necesitados
Gente /

Minuto de Dios: 60 años con su mensaje religioso antes de las noticias

Daniel Ricciardo ganó en F1
Motores /

Daniel Ricciardo ganó el Gran Premio de Azerbaiyán de la F1

La MUD (Mesa de Unidad Nacional)
Latinoamérica /

Oposición venezolana exigió a las fuerzas armadas defender al pueblo

Ganado colombiano
Sectores /

Foco de fiebre aftosa no afecta a las personas

Lo más leido

1
Política /

Panorama

Entérese de las nuevas intimidades políticas dentro del Centro Democrático en su proceso de definición...
2
Columnistas /

Medios vs redes sociales

Las llamadas redes sociales y la misma internet, tienen contra las cuerdas a los grandes medios de...
3
Columnistas /

El principio del fin de la pesadilla

Desde esta columna y desde otros muchos lugares, se ha clamado por la construcción de lo que algunos hemos...
4
Fútbol Internacional /

Pogba y Cuadrado jugaron encuentro benéfico en el Atanasio 

La Fundación Juan Cuadrado utiliza el deporte y la cultura como medio de integración y transformación...
5
Artes Escénicas /

 Medellín recuerda a Gardel 82 años después de su muerte

Gardel murió en un accidente aéreo el 24 de junio de 1935 en Medellín, después de que la aeronave en la...
6
Columnistas /

Despejando brumas

Semejante faena no es apenas un fenómeno cronológico, sino que comporta también el pulso sicológico, o...