Castrochavismo, el peligro es real

Autor: Saúl Hernández Bolívar
19 junio de 2017 - 12:08 AM

El meollo de todo esto es que el acuerdo con las Farc comprende tantas concesiones que es factible afirmar que el castrochavismo ya está operando en Colombia y que la transformación (destrucción) de nuestra arquitectura constitucional está en marcha

El desespero que debe sentir el mandatario Santos por su escaso 12% de aceptación (YanHaas) y la muy disminuida credibilidad de su única obra de gobierno, como es el claudicante proceso de paz con las Farc, tiene al presidente y su séquito dedicados a desvirtuar todas las críticas de la oposición, sobre todo las que advierten del grave peligro de la instauración del castrochavismo en Colombia, pues el miedo a caer en esas garras podría ser determinante en las elecciones del 2018 y dejar un claro mandato: hacer trizas el acuerdo.

Por eso, la revista Semana se vino con un análisis titulado ‘El fantasma del castrochavismo’ (ed. 1832), en el que tras un insípido análisis concluye que el riesgo es inexistente. La tesis de Semana se reduce a aseverar que el modelo chavista no puede implementarse en nuestro país porque aquí no contamos con fabulosas rentas como las del petróleo ni con alguien con la popularidad del finado Chávez, “que logró llegar al poder cabalgando sobre la crisis del sistema político y la corrupción”.

Lea también: http://www.elmundo.com/noticia/Que-caigan-las-dictaduras/350950

Pero, los sofismas de ese diagnóstico son evidentes. Primero, porque equivale a decir que el modelo comunista —o como se quiera llamar— no se puede implantar en países pobres, a pesar de que son los más vulnerables. Por cierto, nosotros no carecemos del todo de rentas. Segundo, porque en Colombia también hay un gran desprestigio del sistema político y un profundo malestar por el tema de la corrupción, crisis sobre la que Chávez “cabalgó” en Venezuela. Tercero, porque Chávez no era nadie cuando salió de la cárcel en 1994. Su popularidad empezó a crecer por sus promesas populistas, por lo que alcanzó la presidencia (en diciembre de 1998) con un cómodo 56% de los votos frente al 40% del independiente Henrique Salas, en medio de una baja participación del 63%. Un escenario que es replicable aquí.

En realidad, la esencia de este asunto no es netamente electoral. De hecho, muchos afirman que las Farc no van a llegar al poder porque nadie votaría por su candidato, pero ese es un juicio muy ligero. Nótese que las Farc han venido mejorando su aceptación en las encuestas aún sin desarmarse, que todavía no necesitan votos porque los acuerdos de paz les aseguran 26 curules en el Congreso, por dos periodos, de manera automática, que tendrán 30 emisoras para hacer propaganda, que contarán con cuantiosos recursos de ley para la financiación de su partido y su centro de pensamiento, y que por ley no se les podrá volver a tildar de delincuentes de ninguna forma. Además, bien dice Barry McCaffrey que las Farc usarán el dinero de las drogas para comprar elecciones.

El meollo de todo esto es que el acuerdo con las Farc comprende tantas concesiones que es factible afirmar que el castrochavismo ya está operando en Colombia y que la transformación (destrucción) de nuestra arquitectura constitucional está en marcha. El senador Iván Duque contabiliza que “de 168 compromisos del acuerdo, sólo cinco son de responsabilidad exclusiva del grupo terrorista”. Como si fuera poco, ese esperpento tiene un carácter supraconstitucional, por lo que debe ser acatado por todas las autoridades aún en contravía de lo que diga la suplantada constitución de 1991. Y todo esto será inmodificable por tres periodos (12 años), tiempo más que suficiente para culminar la transición.

Como es lógico, la gente que no se leyó los acuerdos y quienes no tienen suficiente comprensión de estos temas, no perciben muy bien la gravedad de lo pactado, pero las cosas están dadas para que estos narcoterroristas se tomen el poder. ¿Acaso no nos damos cuenta de que a diario se toman decisiones a su favor, incluso violando la ley? La paz, mediante rendición y sometimiento, es la victoria, pero del enemigo. Somos víctimas de una conspiración.

Además: http://www.elmundo.com/noticia/Guardando-las-apariencias/352748

El castrochavismo no es un espantajo para asustar incautos sino, más bien, un zombi, un muerto viviente que camina por Colombia y al que hay que aniquilar y sepultar para que no se apodere del país. Un peligro real.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Opositores venezolanos.
Latinoamérica /

Oposición venezolana protestó contra Maduro y obstaculizó calles

Empresas Públicas de Medellín
Superior /

Instalaciones de EPM en El Tablón se convertirán en centro educativo

Ferrocarril de Antioquia.
Movilidad /

Iniciará proceso de factibilidad para reactivar Ferrocarril antioqueño

Michael Munro
Latinoamérica /

Brasileña Odebrecht asegura que "ha cambiado" y no dará más sobornos

Uno de los investigadores del Banco de Cordón Umbilical (BCU) de México
Salud /

Las células madre ayudarían a tratar más de 80 enfermedades

Lo más leido

1
Justicia /

Presunto capo colombiano capturado en España

El detenido es señalado de pertenecer a una organización paramilitar, además es acusado de homicidio...
2
Columnistas /

Nuevo liberalismo

Necesitamos propuestas que no estén casadas, ni con la extrema derecha del Centro Democrático ni con la...
3
Columnistas /

La hora del centro de Medellín

No todos los días se recuperan y hasta se crean territorios dentro de una ciudad, en especial un centro,...
4
Caricatura /

Parque de la Vida

Parque de la Vida
5
Política /

Pastrana y Uribe, aliados para elecciones presidenciales 2018

El anuncio fue hecho este jueves en un comunicado conjunto en el que anuncian una coalición y unifican en...
6
Columnistas /

El problema de los independientes que perciben dividendos y la UGPP

Cuál ha de ser la estructura jurídica y fiscal más conveniente para gestionar los negocios o ingresos...